+Info en nuestras páginas

El crimen ecológico perfecto: La Ciénaga de Magangué, Bolívar, Colombia

Por Libardo Muñoz   IJulio de 2015I

La Ciénaga de Magangué, Bolívar, es la escena silenciosa de una degradación ambiental incalculable que hizo desaparecer un criadero natural de peces, fauna y flora escasean debilitadas, los arbustos quedaron en las fotografías hoy descoloridas de la generación que iba a bañarse en las que alguna vez fueron aguas limpias y frescas.


Los alcaldes de Magangué y sus aliados en el saqueo del presupuesto, son culpables por omisión, incapacidad, corrupción de la extinción de las condiciones naturales de la Ciénaga formada al sur de la que es, la segunda ciudad de Bolívar. Es un crimen ecológico, pero es el crimen perfecto: no hay pistas de un culpable, no se conocen nombres de un solo sospechoso, no quedaron rastros personales del autor, fueron "todos a una Señor".



El cuerpo de agua conocido como Ciénaga de Magangué tiene una longitud de 25 kilómetros, 53 metros de profundidad media, 18 metros sobre el nivel del mar y su espejo de agua es de 35.01 kilómetros cuadrados.


Aunque la mayoría de ellas no lo sepa, ni les interese saberlo, la Ciénaga de Magangué influye de muy variadas maneras en la vida de 100 mil personas que habitan en sus márgenes de haciendas, parcelas, invasiones, lotes enfangados, barrios donde el hacinamiento y la pobreza reúne a hombres, mujeres, ancianos, recién nacidos, adolescentes en una sola y anónima hueste de infelicidad y resignación, que lucha contra los mosquitos y el hambre en una batalla que nadie escribirá en ningún libro.


Los residuos químicos usados en la agricultura de arriba de la Ciénaga de Magangué llegan hasta sus aguas, pero a las multinacionales de los pesticidas esto las tiene sin cuidado, solo creen en el mercado y la defensa social, los movimientos populares de Colombia apenas comienzan a hacer de la ecología un punto de movilización.


Es terrible pensar que todavía quedan muchos residuos químicos por lanzar a los ríos de centenares de pueblos y aldeas campesinas del campo colombiano.


Quien sabe cuántos humedales más desaparecerán bajo las mandíbulas de la extracción del oro y las esmeraldas colombianas.


Con la Ciénaga de Las Pavas, la Ciénaga de Magangué forma el mas importante acuífero de esta Región De Bolívar que se integra con los Ríos Magdalena, Cauca y San Jorge arterias dejadas al abandono por un Estado manejado por los lacayos de la banca especulativa, dedicados a la economía rentista.


Magangué y sus 42 corregimientos empobrecidos,  son la demostración gráfica de cuánto y como puede ser inequitativa la sociedad colombiana, si se tratara de examinar a la oligarquía que montó a Colombia en la mentira de una democracia llamada Frente Nacional, un juego en el que los que perdían también ganaban y ponían medio gabinete ministerial y donde se penalizo la oposición hasta el asesinato selectivo incluido entre los instrumentos de gobernar.


Un "megaproyecto" planteó una rehabilitación integral de la Ciénaga con rectificación de afluentes, parques lineales, albarradas, camellones, alamedas, hasta un puerto multimodal en Yati, un poco más abajo de la ciudad de Magangué.


Pero esto, además de ser una fábula de un lejano país, donde en un reino encantado sus habitantes jamás envejecerían, fue una trampa mas para engañar y pedirle votos a la gente de Magangué, total una mentira mas no se iba a notar en la tragedia que se avecinaba con la aparición de una asesina conocida como "La Gata" madre de dos analfabetos llevados uno a la alcaldía de Magangué y otro a los estrados de donde salen las leyes de Colombia.


El paramilitarismo financiado por ese personaje, ayudado por Mancuso, haría caer uno tras otro a líderes comunales, sindicalistas, estudiantes, periodistas que fueron apareciendo muertos en las afueras de Magangué, algunos en orillas de la propia Ciénaga.

Alrededor de la Ciénaga de Magangué crecen lotes robados a sus aguas, la cascarilla de arroz y los escombros secan cada día grandes áreas y los peces pierden espacios vitales, nadie parece poder detener esa depredación, por eso la conexión con el Rio Magdalena, el canal de El Chorro, de 1.2 kilómetros de largo, no alcanza a restaurar el cuerpo de agua.


La Ciénaga de Magangué también ha alimentado la mitología del hombre anfibio de esta Región indomable a pesar de todo, con sus Mojanes que acechan a las mujeres para verlas desnudas cuando van a bañarse, desde los matorrales de la orilla, fumando un largo tabaco.


Permanece en la Ciénaga de Magangué un marco paisajístico ante el cual es imposible no sentir un sobresalto de los sentidos que permiten pensar que algún día Colombia será un país sin saqueadores y de gentes que vivirán en armonía con los recursos naturales.





_______________________
Han muerto rayas, bagres, corvinas y róbalos. - Primera Foto Luis Arango - Q'hubo Barranquilla


Tomado de www.pacocol.org/index.php/comite-regional/bolivar/14461-el-crimen-ecologico-perfecto-la-cienaga-de-magangue-bolivar




Puede encontrar esta noticia y otras relacionadas en las siguientes páginas:

agrégame en google+  estamos en facebook  síguenos en twitter  suscríbete por e-mail feed rss

No hay comentarios:

Publicar un comentario

NOTICIAS COLOMBIA:
Página de prensa alternativa, pensamiento crítico e información para romper el cerco mediático que impone el capital.
Difusión de noticias necesarias y silenciadas por los MassMedia

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
COMPARTIR ARTÍCULO EN:

Artículos de análisis más leídos

Otros Artículos entre los más leídos

Documental ‘Falsos positivos-Crimenes verdaderos’

Fosa común más grande de América Latina [2.000 cuerpos en La Macarena]

Seguidores en