+Info en nuestras páginas

LOS Y LAS ESTUDIANTES CAÍDAS A MANOS DEL TERRORISMO DE ESTADO EN COLOMBIA

-Madre de la estudiante Katherine Soto Ospina, asesinada por el ejército colombiano-
Por Isabela Sanroque, Delegación de Paz de las FARC-EP   I Junio de 2015 I 

Esta semana estuve releyendo un poco sobre “El día del estudiante caído”; recordaba lo que por cultura general se menciona en los círculos de izquierda, es decir los asesinatos de los jóvenes estudiantes Gonzalo Bravo Pérez, Uriel Gutiérrez, los 11 masacrados y 50 heridos en 1954. A partir de esos criminales hechos del régimen colombiano se conmemora dicha fecha.

Fácilmente echarle un vistazo a nuestra historia me llena de indignación, principalmente por el hecho de que las nuevas generaciones no conozcamos en profundidad este tipo de sucesos que reflejan la calaña de Estado que hemos tenido, su doctrina oscurantista y represora.

Si mal no recuerdo, en el colegio poco y nada se hablaba de este acontecimiento, de su historia y su trascendencia. Esta fecha representa la memoria de cientos y cientos de jóvenes que perecieron a manos del régimen.



No  es muy sonado el tema, en primer lugar por el sistema educativo mediocre, donde la historia es medio contada a conveniencia del poder político; en segundo lugar, porque el consumismo tiende a promover solo celebraciones banales y reinados, pero además porque las ideas patrióticas se asocian actualmente desde los medios masivos con la guerra contra la insurgencia, una desviación bastante grave del imaginario colectivo.
Por otro lado descubrí que poco se habla de “las estudiantes caídas”, así que recurro a este pequeño recurso para mencionar a algunas compañeras
estudiantes que murieron defendiendo la justicia y la libertad, como por ejemplo Katherine Soto Ospina, de la Universidad del Valle. Ella fue asesinada por el Ejército por un supuesto error militar; Adriana Benítez, de la Universidad de Nariño, asesinada por los paramilitares; Norma Patricia Galeano de la Universidad del Tolima, asesinada por la Fuerza Pública.

Los anteriores nombres pueden encontrarse en internet, pero quizás los de Andrea y Ana María Nariño sean absolutamente desconocidos. Las menciono porque  desarrollaban tareas como dirigentes estudiantiles y militantes comunistas muy destacadas. Dejaron la universidad  e ingresaron a las FARC-EP, convirtiéndose en combatientes de alta moral y gran humanismo; aunque no las conocí, descubrí en el Frente un gran afecto por ellas. En el año 2003, durante el desarrollo de la Operación Libertad en el páramo del Sumapaz, fueron masacradas.

Pensar en este pasado desconocido de  heroínas ocultas, es una motivación para seguir soñando una Nueva Colombia, sobre todo para seguir consecuentes en esta brega que no ha sido ni será fácil, pero que indudablemente vale la pena...



Tomado de www.mujerfariana.org/index.php/vision-de-mujer/353-otro-pedacito-de-la-historia






Puede encontar esta noticia y otras relacionadas en las siguientes páginas:

agrégame en google+  estamos en facebook  síguenos en twitter  suscríbete por e-mail feed rss

No hay comentarios:

Publicar un comentario

NOTICIAS COLOMBIA:
Página de prensa alternativa, pensamiento crítico e información para romper el cerco mediático que impone el capital.
Difusión de noticias necesarias y silenciadas por los MassMedia

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
COMPARTIR ARTÍCULO EN:

Artículos de análisis más leídos

Otros Artículos entre los más leídos

Documental ‘Falsos positivos-Crimenes verdaderos’

Fosa común más grande de América Latina [2.000 cuerpos en La Macarena]

Seguidores en